Entrevista a Sofía Martínez

Discípula de Carmelo Bernaola, desarrolla su carrera musical a caballo entre Francia y España. Premio de Composición Eresbil, la calidad indiscutible de su música que tuvimos el privilegio de escuchar en el Festival Mujeres en la Música de Getxo 2017 a través del estreno de Lux in Tenebris por la Camerata Gastéiz, es una prueba patente de una personalísima e inspirada forma de expresión. Asidua en los escenarios europeos, es protagonista de monográficos y ciclos tan relevantes como el antiguo Festival Internacional de Alicante, CDMC o la Quincena de Música de San Sebastián, entre otros.

Sofia foto

Sofía, ¿Cómo surge tu vocación como compositora? ¿Qué profesor/a ha marcado de una forma determinante tu carrera?

Estoy muy agradecida a todos mis profesores, he aprendido de todos mucho. Mi primera profesora de piano, Maruja González de Herrero, fue la que me descubrió el maravilloso mundo del Arte y de la Música. Carmelo Bernaola fue decisivo para que yo fuera compositora. Si no le hubiera conocido a él, no se me hubiera ocurrido que se podía ser compositora. Era una persona muy humanista y generosa,  que  creía mucho en sus alumnos , y también en sus alumnas. Muchas de las compositoras de esta generación en España hemos pasado por sus aulas. En esta enseñanza musical, en la que la transmisión de maestro a alumno es tan importante,  él creía también en nosotras las chicas como compositoras. , era una persona mucho más abierta en ese sentido que otros compositores de la época.

Por otra parte , todo lo que aprendí con Bernaola en el Conservatorio  se me quedó muy grabado.  Recuerdo la importancia que le daba a la fenomenología del sonido, él que venía de una tradición musical italiana. Hacíamos modulaciones que escuchábamos al piano, y nos divertíamos  escuchando cómo según la tensión de los acordes, la sección tenía  una duración exacta u otra. 

Estudias piano, trompa y en tu etapa parisina eres organista de la Iglesia luterana de la Trinidad. ¿Qué aporta una formación instrumental tan completa a tu faceta compositiva? 

Todo el bagaje musical que tenemos influye consciente o inconscientemente al componer. Por ejemplo ahora, cuando compongo para 2 pianos en cuartos de tono, toco con la mano izquierda el piano y con la derecha un teclado.

¿Cuál suele ser tu punto de partida o el motivo capaz de desencadenar la creación ante un pentagrama en blanco? ¿Las cualidades del intérprete o su carácter, condicionan tu idea inicial acerca de una obra?

A veces parto de ideas o materiales con los que ya trabajaba, como pueden ser los glissandos lentísimos, o los cuartos de tono. Otras veces trabajo con los instrumentistas diversos timbres o ideas que grabo y  con los que realizo montajes al ordenador.  El trabajo con los instrumentistas es en este sentido fundamental,  Por ejemplo con el duo de guitarras Lallement – Marquès o con el grupo de flautas e-wave, hay una parte de la obra que es de ellos, del trabajo previo de descubrimiento de timbres y posibilidades.

¿Dentro de toda tu producción, hay alguna obra que haya supuesto un hito personal o profesional o que recuerdes con especial emoción? ¿Y alguna formación instrumental específica o instrumento solista con los que te sientas especialmente cómoda trabajando? ¿Cuál te resulta más compleja?

No hay un hito especial, cada obra fue un momento musical distinto. Hay un primer período de mi música que es más alegre, colorista y lúdico. A partir de aproximadamente el 2007 hago una música más dramática , empiezo a trabajar con glissandos lentísimos. Me interesa de estos glissandos el que se pierde el punto de referencia tradicional de las alturas y temporal; también me interesa su direccionalidad. Como en la física cuántica, hay una incertidumbre en la escucha de la posición del sonido, que descubre su parte más secreta e interior. 

Me siento muy cómoda escribiendo para Orquesta, para  solos, para grupos del mismo instrumento. Ahora me interesa también mucho la voz y el grupo vocal. 

Eres una persona discreta, trabajadora y no te prodigas, por decisión propia, en los ámbitos donde se deciden las grandes “programaciones”. ¿Consideras que, si no estás dentro de ciertos circuitos, el trabajo propio queda silenciado o requiere un mayor esfuerzo de visibilización?

Hay una parte en la composición musical que es solitaria . Pero todos somos seres sociales en los que las circunstancias nos condicionan, y además en el caso de la composición musical, el trabajar con otros músicos , el que la música sea interpretada, es fundamental. En mi caso particular, no creo que sea una decisión propia el que mi música no esté en algunas programaciones, sino circunstancias ajenas a mí. Y sí , no estar en ciertos circuitos hace que el trabajo quede silenciado. Son tal vez estos circuitos los que deben abrirse y diversificar sus propuestas.

En tu música tiene un gran protagonismo la música electrónica. ¿Qué recuerdo tienes de tu paso por el LIEM?

Allí hice la parte electrónica de mi pieza “Un viento dorado”. para flautas y electrónica, un proyecto europeo con el grupo ewave . Fue una experiencia fantástica ir cada día a trabajar al Centro Reina Sofía, que es donde se encontraba el LIEM, y me ayudaron mucho con el proyecto. Es muy importante para los compositores poder contar con un laboratorio de música electrónica.

¿Consideras que las compositoras tienen el mismo acceso a encargos oficiales, ciclos importantes o reconocimientos mediante Premios o Monográficos que los compositores?. ¿Cuál es tu experiencia?

En general no, aunque hay casos individuales en que sí. No hay más que mirar las programaciones de Festivales  y  Orquestas.  Ya la propuesta de música contemporánea en Orquestas es pequeña y con respecto a las compositoras, aún más.  En cuanto a los Festivales , me consta que hay personas que programan que tienen una sensibilidad ante el hecho de incluír  a compositoras en sus programaciones, pero en general, estamos  aún muy lejanos de una normalidad. 

Tengo en mente 2 conciertos maravillosos, uno el de la violinista Alexandra Greffin Klein sobre compositoras del mundo, y otro del pianista Ricardo Descalzo también con compositoras. Algunas de las compositoras eran conocidas, pero otras aún no. Y eran músicas muy bellas y libres.  No se trata de programar a las compositoras por orden alfabético, sino de dejar escuchar músicas que merecen ser oídas por su belleza, y programar a las compositoras con criterios de calidad, porque hay demasiadas compositoras desconocidas, que merecen ser escuchadas.

A ese respecto, ¿Crees que las compositoras están convenientemente representadas en los programas? En caso negativo, ¿qué consideras necesario cambiar para que la situación se normalice?

No están convenientemente representadas.   En general cuanto más abiertas sean las programaciones, más diversas con criterios de calidad, mejor. Como en el medio de la música clásica somos muy tradicionalistas, y nos cuestan mucho los cambios, incluiría criterios de paridad en las programaciones. También dejaría participar a compositoras en las decisiones de programaciones.

¿Qué destacarías del sistema educativo musical francés en comparación con el español? ¿Crees que la música tiene el mismo peso dentro de ambos sistemas educativos?.

El sistema educativo musical francés es excelente. Por ejemplo hay una escuela de orquestación maravillosa. El sistema educativo musical español es ahora también muy bueno. En  lo que yo conozco hay pequeñas diferencias, por ejemplo en el estudio de la Armonía en Francia se hacen imitaciones de estilos, pero básicamente me parece similar. El sistema francés está muy centralizado, en el Conservatorio Superior de Paris , y en España está menos centralizado. Algo que mejoraría en nuestro sistema educativo es la introducción de la música contemporánea desde grado elemental , tanto en la Formación musical como en los instrumentos, para que no haya un desfase tan grande luego para los futuros instrumentistas. También incluiría la música de compositoras.

Sabemos las dificultades que tiene el desempeño de la labor musical en nuestro país. ¿Tienes la impresión de que tu música se recibe de la misma manera en nuestro dentro de nuestras fronteras que en el extranjero?

Sí, tengo la sensación de la misma percepción del público. Aunque me da mucha pena la desaparición del CDMC. En los últimos años bajo la dirección de Jorge Fernández Guerra se había conseguido atraer a un público melómano, muy interesado en la música contemporánea. Los conciertos de música contemporánea en el Centro Reina Sofia  se llenaban y tenían un gran éxito cada semana. Y la desaparición de estos conciertos supone también la desaparición de una oportunidad para la formación del público, oportunidad  que no vuelve.

¿Cuál es tu percepción desde el ámbito de la pedagogía respecto a las futuras generaciones de compositoras?

Cuando yo estudié composición , no teníamos examen de acceso de entrada , y entrábamos todas las que deseábamos estudiar, y éramos muchas las que lo hacíamos. Ahora, el sistema de entrada en los Conservatorios Superiores es más elitista y para entrar en Composición y Dirección de Orquesta, hay un examen de acceso, De alguna manera esto influye en  que haya menos chicas estudiando. Aunque también la enseñanza profesional es importante. Por ejemplo he observado que en los Premios de los Conservatorios Profesionales, casi no hay chicas que se presentan en Composición (son los alumnos de Fundamentos de Composición, Armonía, quienes se presentan a este concurso). Creo que en algo estamos fallando los profesores, que nos estamos siendo capaces de creer en ellas y transmitirles que ellas también pueden ser compositoras y directoras de Orquesta. Por otra parte, la formación de los compositores  continúa también cuando se acaban las clases con las primeras experiencias profesionales con los instrumentistas. En ese sentido me parece importante no exigir la excelencia técnica desde el principio a las jóvenes, dejarlas equivocarse, exigirles lo mismo que a los chicos, no más,  porque si no dificultaríamos el que puedan tener la suficiente experiencia necesaria para ser compositoras o directoras.

Si se pueden confesar, ¿cuáles son tus próximos proyectos? 

El grupo Sinkro va a grabar un disco con mi música, y estoy trabajando en una pieza para este grupo que se estrenará en el Festival Bernaola en Vitoria-Gasteiz este año. También voy a hacer una pieza con 2 pianos desfasados en cuartos de tono, y otra para Orquesta.

Más información sobre Sofía Martínez: www.musikagileak.com/es/member/75/mart-nez-sof-a